(K)(a)(f)(k)(a)

Algo llama la atención en la caligrafía de la carta de Kafka a Musil, y es la marcada inclinación de la letra hacia la izquierda, como si se preparara para tomar impulso. También es notorio el énfasis del escrito al alargar verticalmente algunas consonante, como la t, la l y la g. En las dos primeras parece querer alcanzar el cielo, en tanto que la tercera quiere echar raíces en el suelo de la página. Pero si hay una letra que concilia el matrimonio  del cielo y el infierno es la t, que parece un poste que, eréctil, atraviesa las palabras con una contundencia sin alternativas. Mención aparte merecen las mayúsculas, en especial la R y, sobre todo, la K. Al observar el texto de la carta, la k y la f parecen suscribir a toda hora el apellido del autor, incliando hacia la izquierda aunque, como pedía el poeta, no más a la izquierda que el corazón.

La escritura, ese viaje donde todas las citas se cumplen. Rafael Humberto Moreno-Durán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: