El país de Manuel

El maestro era Manuel Rodríguez Lozano. Roberto de la Cruz obtuvo permiso para visitarlo mientras trabajaba en su fresco La Piedad, en el nuevo pabellón de tuberculosos(…) Aquel hombre nervioso y lleno de energía a quien visitaban artistas, escritores, mujeres bellas y elegantes, gentes humildes, estudiantes de pintura, profesores universitarios, lo apasionaba con su conversación.

-Éste es el México desnudo -solía decirle-; el México prodigioso del beso y la puñalada. Aquí he visto acciones de maravilla y canalladas sin igual, pero todo es verdadero, y me siento más seguro y mejor entre éstos que entre los externos, que fueron los que me mandaron aquí.

Rodolfo Usigli. Ensayo de un crimen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: