Saturniana

Sus súbditos, creyendo que había hecho matar a sus hijos, hablaban mal de él, le tenían por hombre cruel y sentían gran compasión por su mujer. Ella, cuando estaba con otras mujeres que se condolían por la muerte de sus hijos, nunca dijo sino que ello le placía tanto como al que los había engendrado.

Gualter y Griselda. Boccaccio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: