Escuelita

Dafnis no pudo contener su alegría, sino que, como rústico y cabrero, y enamorado joven, arrojándose a los pies de Licenion, le suplico que cuanto antes le enseñase aquel arte por cual podría hacer lo que quisiera con Cloe.

Longo. Los pastorales de Dafnis y Cloe

Anuncios

One response to this post.

  1. Si volviera a leer Dafnis y Cloe comenzaría a dudar de la sanidad mental de la profesora que nos lo puso a leer en la secu.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: