Al lugar donde has sido feliz

Releer es tensar un hilo entre los mitos literarios y una mitología personal. Rayuela, de Julio Cortázar, por ejemplo, me fue insoportable como relectura. Quizá ese libro reflejaba las aguas melancólicas y tumultuosas de la adolescencia, la zona de la vida que recibe la crítica más inclemente de la madurez. Ni el amor, ni París, ni la Maga fueron como Cortázar me las contó. Su realismo sentimental caducó rápidamente.

Christopher Domínguez Michael. La sabiduría sin promesa. Vida y letras del siglo XX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: